Ver el Sonido

Hay personas que en el pasado empezaron a buscar la forma de lograrlo.  El primero fue Ernst Chladni, conocido como el padre de la acústica.  En el siglo XVIII, demostró con un sencillo método.  Pasó el arco de un violín alrededor del borde de una placa cubierta con arena fina.  Y que pasó, se pudo VER como la arena formaba patrones geométricos.  Ahí se empezó a demostrar que el sonido afectaba a la materia. Abajo los dibujos realizados por Ernst Chladni que muestran los patrones formados.


El Dr. Hans Jenny es otro pionero en estos temas. Nacido en Suiza, doctor en medicina y científico, comprendió la importancia de la vibración y el sonido.  Sus experimentos en el estudio de los fenómenos de ondas lo llamó cimática (cymatics).

Estos experimentos consistían en colocar arena, fluidos, polvos sobre platos de metal, y hacer vibrar un generador especial de frecuencia con una “bocina”, estos produjeron hermosos e intrincados patrones que eran únicos para cada vibración individual.

Mejor que contarlo es VER y OIR

 


El Dr. Jenny no se enfocó en la propiedades curativas del sonido, pero si inspiró a otros a realizar estos estudios.

Entre los que se destacan Masuro Emoto (fotografiando el agua congelada), Fabian Maman y Helene Grimal, bióloga, que experimentó con celulas saludables y cancerígenas para ver como ellas respondían a la voz y a varios instrumentos.  En su libro El papel de la música en Vigésimo Primer Siglo (The Role of Music in the Twenty-First Century by Fabian Maman) , lo más asombroso de su experimentos es que el sonido afecta en forma progresiva la desestabilización de la estructura de células cancerosas.  Al aumentar la escala de sonidos (más agudos), las células cancerosas eventualmente explotaron.

Se montó una cámara en un microscopio donde se habían colocado las células humanas de cáncer de útero. Se procedió a tocar varios instrumentos acústicos (guitarra, gong, el xilófono, así como la voz) por períodos de veinte minutos de duración, mientras se observa el efecto en las células.

Estas fotos fueron tomadas mientras se ejecuta un xilófono por un período de catorce minutos emitiendo sonidos en la escala jónica (escala musical que viene de los cantos gregorianos) “La estructura celular se desorganiza rápidamente. Catorce minutos fue tiempo suficiente para hacer estallar la célula mientras se ejecutaba  las diferentes frecuencias de sonido”, dice Maman. La influencia más dramática en las células procedían de la voz humana cuando se cantaba la misma escala. En este experimento, las células de cáncer experimentaron una explosión total en nueve minutos.

“La voz humana lleva algo en su vibración que hace que sea más potente que cualquier otro instrumento musical”.

 Veamos un experimento de cómo el sonido afecta al agua

 


1 Comentario

  1. Mabel Silva
    Nov 5, 2011

    Hola!!! muy buen material! en diciembre Albert Rabenstain, que es mi maestro de cuencos presenta su trabajo de investigación con los sonidos de instumentos y de la voz. Son fotografías y filmaciones. En los cursos tuve la oportunidad de ver formas maravillosas creadas en el agua con el uso del sonido. Cariños

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *