RUMI

YSexo Tantrico

o no soy cristiano, no soy judío,
no soy zoroástrico, ni siquiera soy musulmán.

No pertenezco a la tierra ni a ningún océano conocido o desconocido.

Ni la naturaleza ni el Cielo pueden poseerme ni conminarme.

Tampoco pueden hacerlo la India, China, Bulgaria.

Mi lugar de nacimiento es la tierra de nadie.

Mi señal es no dar señal.

Veis mi boca, orejas, nariz: no son mias.

Yo soy la vida de la vida..

Soy ese gato, aquella-piedra, nadie.

He arrojado lejos la dualidad como un trapo viejo.

Veo y conozco todas las épocas y todos los mundos
como uno, uno, siempre uno.

Por tanto, ¿qué he de hacer para que admitáis quién está hablando?

¡Admitidlo y cambiadlo todo!

Esa es vuestra propia voz que retumba en los muros de Dios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *