La Atracción Sexual

Los opuestos se atraen, es una ley de la atracción, al menos eso refiere al electromagnetismo. Pero La Ley de Atracción funciona  entre dos personas?  “En un mundo que está lleno de extraños”, como dice una línea de una famosa canción de la década del ´80, hay un conjunto claro de reglas que hace que dos personas se “atraigan”?

 Es la atracción una cuestión de química?

Tal vez.  Según los científicos, la atracción entre los animales del sexo opuesto se trata de sustancias químicas llamadas feromonas. El efecto de las feromonas en la conducta de los insectos es el más estudiado hasta la fecha. Se ha observado, al menos en algunos experimentos, que las feromonas son responsables de la comunicación entre la misma especie y colonia de hormigas. El olor horrible expelido por las mofetas (zorrillos) para protegerse de los enemigos, se dice que es un tipo de feromona. Algunas especies de monos frotan los pies de sus compañeros potenciales para atraerlos, con la orina que contiene feromonas. Algunos científicos creen que los animales (generalmente las hembras), tales como insectos y mamíferos envían estas señales químicas para decirle al macho de su misma especie que sus genes son diferentes. Esta diversidad genética es importante en la producción de crías con mejores posibilidades de supervivencia. La industria de la perfumería ha capitalizado en las feromonas como un medio para aumentar su atracción sexual hacia el sexo opuesto. Animales como la ballena y el ciervo almizclero, fueron perseguidos por estos productos químicos.

Últimamente, los científicos están investigando la existencia de feromonas humanas y su papel en la selección de pareja. Hay muchas opiniones encontradas en el campo de la biología, la química, la genética y la psicología. La mayoría de los científicos afirman que estas no existen, o si lo hacen, no juegan un papel en la atracción sexual entre un hombre y una mujer. Sin embargo, nuevas investigaciones como la llevada a cabo por investigadores suizos de la Universidad de Berna conducida por Klaus Wedekind están haciendo lentamente a estos científicos reconsiderar su postura. Su experimento consistió en que la mujer oliera las camisas de algodón de diversos hombres durante su período de ovulación. Se encontró que las mujeres prefieren el olor de las camisas de los hombres que son genéticamente diferentes, y que compartan alguna similitud con sus genes. Esto, al igual que en el caso de los insectos y otros mamíferos, es para asegurar las mejores características y las más saludables para su descendencia. Pero los investigadores también advirtieron que la preferencia por un olor masculino se ve afectado por el período de ovulación de la mujer, la comida que los hombres comen, los perfumes, otros productos corporales, y el uso de píldoras anticonceptivas.

¿La personalidad, incide en la Atracción Sexual?

Sí, y también la percepción que se tenga de un compañero potencial. Según una investigación llevada a cabo por Klohnen, CE, y Luo S. en 2003, en casos hipotéticos, una persona segura de si misma o la percepción que se tengan de ella, resulta ser determinante en la elección de un compañero.

¿Qué nos dice esto? Preferimos cierto tipo de personalidad. Pero aparte de la personalidad real de la persona, que sólo puede ser verificada a través de una estrecha interacción a través del tiempo, es la “percepción” de su socio potencial lo que le atrae a él / ella, tenga o no realmente este tipo de personalidad.

Esto último da cuenta en las declaraciones que comúnmente escuchamos de los hombres y mujeres en sus relaciones fallidas: “Con el tiempo descubrí a otra persona”, “Es totalmente diferente a cuando lo conocí”, “No es la persona que creía”, etc.

Entonces, ¿cómo se establece La Atracción en las relaciones?

Probablemente has escuchado que la atracción es un preludio, o un factor hacia una relación. Lo más probable, al menos en principio, pero la atracción por sí sola no puede hacer que una relación funcione. ¿Que hace que te detengas a observar a una persona del sexo opuesto?  La Atracción, pero una vez que llegas a conocer a la persona más profundamente, la atracción es solo un componente. Valores compartidos, sueños y pasiones se vuelven más importantes en relaciones a largo plazo.

Así que, no me esfuerzo por ser atractivo?

Más que tratar de llegar a ser físicamente atractivo, hay que trabajar en todos los aspectos: físico, emocional, mental y espiritual. La atracción física sigue siendo un precursor. Recuerda, la biología nos predispone a elegir al socio con los genes  más favorables para la descendencia.

Con respecto a las emociones, te pregunto: ¿te gustaría pasar el tiempo con una persona insegura? Es probable que no !

Hay sabiduría en conocerse a sí mismo:  ¿Quién eres, cuales son tus creencias, valores y sueños?  No pretender ser alguien que no eres.  Engañar a otras personas, haciendo creer que comparten los mismos valores y creencias, lo único que conseguirás son decepciones.  Cuando uno se conoce a si mismo, el atractivo se convierte en una consecuencia y no en un fin.  Como te mencioné en el estudio de Lou,  la seguridad en ti mismo va más allá de la atracción.

Recuerda que el camino de conocerse, es personal.  No lo hagas para satisfacer a otros, solo así serás realmente atractivo/a para otra persona.

 

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *