La invitación

No me interesa lo que hagas para vivir. Quiero saber lo que ansias, y si osas soñar con lo que desea tu corazón. No me importa la edad que tengas. Quiero saber si te arriesgas buscando como un loco el amor, los sueños, la aventura de estar vivo. No me interesa saber qué planetas cuadran tu luna. Quiero saber si has tocado el corazón de tu propio dolor,  si te han abierto las traiciones de la vida o si te has contraído y cerrado de miedo a más dolor. Quiero saber si te puedes sentar con el dolor, el mío o el tuyo sin moverte para esconderlo,  apagarlo o conciliario. Quiero saber si puedes estar con alegría, mía o tuya; si puedes bailar con desenfreno y dejar que el éxtasis te llegue a la yema de los dedos sin precaverte a ser cuidadoso, realista o a...

Leer más

Amor – Miedo

Las emociones básicas para nuestra supervivencia desde que nacemos hasta el final son AMOR y MIEDO. Un bebé humano que es alimentado pero no se le brinda las caricias, el contacto con otro humano no se desarrolla, no aumenta de peso o lo hace deficientemente. Es decir el AMOR y todo lo que conlleva para la demostración del mismo hace a nuestro desarrollo. El MIEDO, así mismo, es una emoción que nos acompaña toda la vida.  Nos prepara y protege de un peligro real. Ahora bien, si el miedo es una emoción auténtica y básica para mi desarrollo, porque me afecta tanto? En nuestros primeros años necesitamos tanto del AMOR que cualquier aspecto, actitud o comportamiento de nuestros referentes (padres, hermanos, tíos, cuidadores) que sintamos que podemos...

Leer más

¿Cómo sentimos las emociones?

Hablamos de las emociones, las clasificamos y en algunos casos tratamos de desarrollar nuestra inteligencia emocional.  Decimos que sentimos cual o tal emoción, y lo hacemos desde nuestra mente sin estar consciente del “como las sentimos”.  Hacernos conscientes del “como” sentimos las emociones nos permitirá evaluar dichas emociones con más precisión y poder así determinar la conducta a seguir.  Hay estudios científicos que determinaron que las emociones reprimidas (no elaboradas desde el mental) afectan el cuerpo con el tiempo.  En definitiva, la única forma que tenemos de saber que sentimos una emoción es a través del cuerpo. Parece una verdad de perogrullo, constantemente hablamos de las emociones y lo que sentimos, pero no nos hacemos...

Leer más

Cuando me amé de Verdad

Cuando me amé de verdad, comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto y en el momento preciso. Y, entonces, pude relajarme. Hoy sé que eso tiene nombre… autoestima. Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia y mi sufrimiento emocional, no son sino señales de que voy contra mis propias verdades. Hoy sé que eso es… autenticidad. Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente, y comencé a ver que todo lo que acontece contribuye a mi crecimiento. Hoy sé que eso se llama… madurez. Cuando me amé de verdad, comencé a comprender por qué es ofensivo tratar de forzar una situación o a una persona, solo para alcanzar aquello que deseo, aún sabiendo que no es el momento o que la persona (tal vez...

Leer más

Comprendiendo las Emociones a través de los Niños

La mejor forma de comprender las emociones, es tratar como padres de identificarlas en nuestros hijos.  Si en este momento no sos padre en algún momento fuiste “hijo” y de tal manera puedes hacer un correlato de tus emociones infantiles y como actuaron tus referentes (padres-hermanos-tíos) en esa situación. El primer punto a comprender es que los niños son “emocionales” en estado absoluto.  Son pura emotividad. No pueden verbalizarlas, no entienden que les pasa, solo sienten.  Y lo que vemos generalmente es una conducta que intenta expresar de alguna forma la emoción reinante. Comprendiendo esto, separamos la conducta  del niño, de la emoción. Los niños aprenden a manejar sus emociones de la observación, es decir tienes que ver como manejas...

Leer más

COMO SE CONSTRUYE LA CONDUCTA EMOCIONAL EN EL NIÑO PEQUEÑO

Las sensaciones que percibe el niño desde su nacimiento producen emociones, el que responde tanto al efecto físico de la sensación como a la emoción surgida y, como todo ello se produce en un contexto relacional dado, el niño va construyendo el significado de sus experiencias emocionales a partir de sus interacciones con las personas que lo cuidan. La actitud de estas personas desencadena respuestas en los niños, respuestas que son propias de cada uno de ellos, y a su vez el niño estimula con su presencia al adulto y así se establece un lazo único entre ellos. El niño que reacciona con una sonrisa a la voz del adulto producirá una reacción diferente en él, que aquel que no muestra interés al oír su voz; por otra parte, el adulto que atiende al niño...

Leer más