RUMI

Yo no soy cristiano, no soy judío, no soy zoroástrico, ni siquiera soy musulmán. No pertenezco a la tierra ni a ningún océano conocido o desconocido. Ni la naturaleza ni el Cielo pueden poseerme ni conminarme. Tampoco pueden hacerlo la India, China, Bulgaria. Mi lugar de nacimiento es la tierra de nadie. Mi señal es no dar señal. Veis mi boca, orejas, nariz: no son mias. Yo soy la vida de la vida.. Soy ese gato, aquella-piedra, nadie. He arrojado lejos la dualidad como un trapo viejo. Veo y conozco todas las épocas y todos los mundos como uno, uno, siempre uno. Por tanto, ¿qué he de hacer para que admitáis quién está hablando? ¡Admitidlo y cambiadlo todo! Esa es vuestra propia voz que retumba en los muros de...

Leer más

La invitación

No me interesa lo que hagas para vivir. Quiero saber lo que ansias, y si osas soñar con lo que desea tu corazón. No me importa la edad que tengas. Quiero saber si te arriesgas buscando como un loco el amor, los sueños, la aventura de estar vivo. No me interesa saber qué planetas cuadran tu luna. Quiero saber si has tocado el corazón de tu propio dolor,  si te han abierto las traiciones de la vida o si te has contraído y cerrado de miedo a más dolor. Quiero saber si te puedes sentar con el dolor, el mío o el tuyo sin moverte para esconderlo,  apagarlo o conciliario. Quiero saber si puedes estar con alegría, mía o tuya; si puedes bailar con desenfreno y dejar que el éxtasis te llegue a la yema de los dedos sin precaverte a ser cuidadoso, realista o a...

Leer más

Una Mochila para el universo

Cambiar, comprender y transformar no es tan difícil como tememos, aunque a menudo resulte arduo afrontar los procesos de cambio porque asustan a nuestro cerebro programado para sobrevivir y protegerse. Cambiar, para este cerebro miedoso, implica una posible pérdida, aunque ésta pudiera ser necesaria y beneficiosa para nosotros. Por ello solemos resistirnos a los cambios, porque despiertan inseguridades a las que instintivamente nos resistimos. Por ello, los entornos de crisis personal y social suelen ser propicios para que se den cambios, porque la elección entonces es o bien cambiar, o seguir soportando el sufrimiento derivado de la situación de crisis. Aunque algunos se atrincheran en su dolor, muchos consiguen afrontar sus cambios vitales tarde o temprano....

Leer más

Las Preguntas Que Dan Poder

Las preguntas de poder de la mañana. Nuestra experiencia vital se basa en aquello sobre lo que enfocamos la atención. Las siguientes preguntas han sido concebidas para inducirle a experimentar más felicidad, excitación, orgullo, gratitud, alegría, compromiso y amor cada día de su vida. Recuerde que las preguntas de calidad crean una calidad de vida. Encuentre dos o tres respuestas a todas estas preguntas y asóciese por completo a ellas. Si tiene dificultades para encontrar una respuesta, añada simplemente “podría”. Por ejemplo: “¿Qué podría hacerme sentir feliz ahora en mi vida?” 1. ¿Qué me hace sentirme feliz ahora en mi vida? ¿Qué es lo que me hace sentirme feliz? ¿Cómo hace que me sienta? 2. ¿Qué me hace sentirme estimulado ahora en...

Leer más

Amor – Miedo

Las emociones básicas para nuestra supervivencia desde que nacemos hasta el final son AMOR y MIEDO. Un bebé humano que es alimentado pero no se le brinda las caricias, el contacto con otro humano no se desarrolla, no aumenta de peso o lo hace deficientemente. Es decir el AMOR y todo lo que conlleva para la demostración del mismo hace a nuestro desarrollo. El MIEDO, así mismo, es una emoción que nos acompaña toda la vida.  Nos prepara y protege de un peligro real. Ahora bien, si el miedo es una emoción auténtica y básica para mi desarrollo, porque me afecta tanto? En nuestros primeros años necesitamos tanto del AMOR que cualquier aspecto, actitud o comportamiento de nuestros referentes (padres, hermanos, tíos, cuidadores) que sintamos que podemos...

Leer más

¿Cómo sentimos las emociones?

Hablamos de las emociones, las clasificamos y en algunos casos tratamos de desarrollar nuestra inteligencia emocional.  Decimos que sentimos cual o tal emoción, y lo hacemos desde nuestra mente sin estar consciente del “como las sentimos”.  Hacernos conscientes del “como” sentimos las emociones nos permitirá evaluar dichas emociones con más precisión y poder así determinar la conducta a seguir.  Hay estudios científicos que determinaron que las emociones reprimidas (no elaboradas desde el mental) afectan el cuerpo con el tiempo.  En definitiva, la única forma que tenemos de saber que sentimos una emoción es a través del cuerpo. Parece una verdad de perogrullo, constantemente hablamos de las emociones y lo que sentimos, pero no nos hacemos...

Leer más